Volvió River

El Millonario superó con categoría por 3-1 a Banfield con goles de Pinola, Martínez y Scocco, en un partido que empezó a perder desde el minuto, pero que con juego y carácter aplastó al Taladro. Regresó la versión del semestre pasado.

Volvió River
Pinola festejando su gol,acompañado de Scocco y Borré (Foto: Télam).

No era para nada fácil este partido para River, por varios factores: el mal estado del clima que amenazaba con suspender el encuentro, el partido próximo ante Wilstermann en Bolivia por la Libertadores y, encima, Marcelo Gallardo decidió conservar a varios titulares pensando en La Copa, como Jorge Moreira, Leonardo Ponzio e Ignacio Fernández, así que jugó un equipo inédito, una mixtura extraña entre suplentes y nuevos refuerzos. Para colmo de males, a los 60 segundos, Renato Civelli adelantaba a Banfield. En un contexto hostil, sumado al flojo nivel que venía mostrando el equipo, quedando en deuda ante Temperley y en el amistoso contra Boca. Sin embargo, River renació.

Nuevo equipo, misma idea

Jugaron de entrada los siete refuerzos de este mercado de pases: Germán Lux, Javier Pinola, Enzo Pérez, Rafael Santos Borré, Ignacio Scocco y los estrenos oficiales de los uruguayos Nicolás De La Cruz y Marcelo Saracchi. Un once inédito, que además contó con Milton Casco jugando de 4, Gonzalo Montiel en la zaga central, Gonzalo Martínez en el mediocampo e Iván Rossi como único volante central. Faltaron muchas piezas clave, no obstante, se vio claramente la idea de Gallardo, con juego por las bandas, jugadas preparadas, sociedades interesantes de tres cuartos en adelante y efectividad en el área rival.

Muestra de carácter

El Taladro golpeó de entrada, de pelota parada, y se esperaba otro partido donde a River se le iba a hacer muy cuesta arriba. Pero el Millonario, empujado por su gente, rápidamente cambió el chip y fue para adelante. Saracchi tuvo un estreno más que positivo, en el lateral derecho, subiendo constantemente y mostrando muy buena técnica. De La Cruz también aprobó, y de hecho fue él quien habilitó a Pinola en el empate parcial, en una jugada preparada en un tiro de esquina. Mención aparte para el central, que venia siendo cuestionado y no se acoplaba, y hoy se no vio más firme y encima aportando en la ofensiva (lleva 2 goles en 6 partidos). Como si fuera poco, Pinola armó la jugada del segundo tanto millonario, en el final del primer tiempo, armando una pared con Pity Martínez que el 10 acarició a la red. Pity volvió al gol (ya contabiliza 19 en River) y fue el conductor que la gente espera de él, aportando su desequilibrio habitual y generando pelotas detenidas. De a poco, está volviendo al nivel de la primera etapa de 2017, aún cuando hoy no tuvo a Moreira, Rojas ni Nacho Fernández.

En el complemento, River se adueñó del trámite, con la confianza del resultado a su favor y yendo al frente para liquidarlo, neutralizando los circuitos de un buen equipo como Banfield, que si bien contó con chances claras para empatarlo (Cvitanich y Remedi), nunca pudo reponerse de los mazazos del primer tiempo y perdió la brújula. El Millo monopolizó el esférico y lo liquidó aprovechando un error del arquero Altamirano, que le regaló un penal que Scocco aprovechó.

Sin Alario ni Driussi, está Scocco

En el anterior mercado, a River se le fueron 46 goles de la temporada pasada, entre Driussi y Alario. Sin embargo, Gallardo trajo a un as de espadas, Ignacio Scocco, que empieza a pagar con goles: lleva tres en apenas seis partidos disputados. Esta tarde, Nacho se encargó de mandar a la red el penal y liquidar el pleito. El ex Newell's estuvo acompañado por Borré, que hoy estuvo muy errático, contando con varias chances para anotar. No obstante, el colombiano hoy por hoy es el único atacante potable para formar dúo ofensivo y con el correr de los partidos mostrará toda su habilidad.

Hay variantes 

Hoy fue una gran oportunidad para que el DT evalúe a los relevos. Quien mejor aprovechó esa oportunidad fue Rossi, quien hoy se enfrentaba a su ex equipo y lo hizo realmente muy bien, firme en la marca, ayudando a cortar en defensa y encabezando ataques. Estuvo sólido y disputó su mejor partido desde que esta en Núñez. Demostró por qué Gallardo lo eligió por sobre Nico Domingo y Joaquín Arzura, que se marcharon este invierno. El zurdo es el reemplazante natural de Ponzio. También hay que destacar a Montiel, quien jugó en la zaga central (ante Boca fue lateral). No era nada sencillo controlar a Mouche y Cvitanich, y el juvenil salió airoso.

Buena racha

Ante Banfield, el cuadro de Núñez no pierde desde el Clausura 2010 (0-1). Desde entonces, lleva cinco victorias y dos empates contra el Taladro, y entre esos siete partidos, le propinó 18 tantos. Otro gran éxito ante un cuadro que promete ser protagonista th que cuenta con varias figuras. River lo borró de la cancha y, de paso, aumentó el historial.