Un verdadero Cementerio

Luego de la gran actuación frente a Lanús y con toda la ilusión a cuestas, la "T" no pudo pisar fuerte en suelo santafesino y cayó derrotado en la tanda de penales ante un Gimnasia de Mendoza que comienza a transformarse en una bestia negra para el elenco cordobés.

Un verdadero Cementerio
Foto: Web

Talleres llegaba al Cementerio de los elefantes con la idea fija de avanzar a los octavos de final de la Copa Argentina, instancia en la que esperaba Olimpo de Bahía Blanca tras la retumbante victoria por 4 a 2 ante Racing Club.  Para dicho cotejo, Kudelka presentaba seis cambios con respecto a la goleada del último sábado ante el elenco granate, entre los que se destacaba la vuelta a la titularidad de Mauricio Caranta tras una larga cantidad de meses siendo el relevo de Guido Herrera. 

El transcurso del primer tiempo mostró un Talleres con el control del balón pero sin generar peligro en la defensa blanquinegra, los pases en su gran mayoría eran laterales o hacia atrás y el elenco mendocino no se preocupaba en lo más mínimo por quitarle la pelota o ganar metros en el campo rival. En esa primera parte, la única aproximación de Gimnasia nació por un mal despeje de Quintana que no supo concretar el delantero Pablo Alvarenga, mientras que por el lado albiazul no hubo mucho más, aunque sí es posible destacar dos impecables intervenciones del muy buen arquero mendocino Tomás Marchiori ante un disparo dentro del área del ecuatoriano Joao Rojas y de un centro rasante de Sebastián Palacios en el que no llegó a conectar el "Chelo" Torres.

En la segunda etapa no varió mucho la ecuación y el partido continuó desenvolviéndose en los mismos parámetros, aunque algunos pases erráticos en la salida de la defensa de Talleres provocaron más de un sofocón en el arco defendido por Mauricio Caranta. Precisamente el "uno" fue el encargado de detenerle un cabezazo potente a Patricio Cucchi y otro al defensor Miguel Barbero luego de un tiro desde la esquina.

Cuando todo parecía conducir a los tiros desde el punto del penal, a los 44 minutos de la segunda parte llegó otra pérdida de balón en la salida albiazul que desembocó en un nuevo tiro de esquina para Gimnasia de Mendoza. Desde allí, y tras un gran envío de Neri Espinosa, Pablo Cortiso anotó lo que parecía la victoria blanquinegra. Mariano González señaló cuatro minutos de adición, y precisamente en el momento en que se cumplía el tiempo dado, llegó una enorme jugada de "Bebelo" Reynoso que con un zurdazo magistral puso la paridad definitiva.

Luego, siguió el turno de los tiros desde el punto del penal en el que emergió la gran figura de Tomás Marchiori, quien detuvo los remates de Nicolás Giménez y Sebastián Palacios. Por el lado albiazul, Mauricio Caranta estuvo lejos de adivinar los disparos rivales, y el único que no pudo vencer su resistencia fue Santiago Domínguez quien remató por encima del travesaño.

Fin de la ilusión copera para un Talleres que hoy no encontró la llave del partido en ningún momento, y jamás pudo hacer prevalecer las dos categorías de diferencia que existen entre estos dos equipos. Además sigue sin poder vencer a Gimnasia de Mendoza, rival con el que perdió la posibilidad de ascender a la b nacional en el 2015, y con el que se enfrentó en siete oportunidades obteniendo sólo tres empates.