Con la calculadora en la mano

Tras el empate 1-1 ante Venezuela, la Selección Argentina conducida por Jorge Sampaoli quedó complicado para clasificar al próximo Mundial de Rusia 2018.

Con la calculadora en la mano
Foto: El Espectador

Luego de tanto esperar, la doble fecha de Eliminatorias ya se fue y quedó un gusto muy amargo porque lo que dio la Selección Argentina en los dos encuentros, el 0-0 ante Uruguay y el 1-1 ante Venezuela.

Un equipo que realmente preocupa por su rendimiento en estas dos fechas, teniendo en cuenta la calidad y jerarquía de los futbolistas argentinos y aclarando que tenemos al mejor mundo, pero aun así no hay que ser Messi-dependiente.

Un desempeño bastante pobre por lo hecho por el equipo que dirige Jorge Sampaoli no tuvo un gran debut ante Uruguay, porque el rendimiento de los jugadores fue bastante regular a malo, exceptuando a Lionel Messi, que por momento se puso el equipo al hombro, pero aun así no pudo resolverlo.

Un equipo que no estuvo a la altura para poder disputar esta Eliminatoria por el bajo rendimiento. Sin ideas, sin un medio campo que puede crear y generar situaciones de peligro. Un desempeño, bastante flojo, que por momento parecía que la derrota estaba más cerca de la victoria de Argentina.

En cuanto al reciente empate ante Venezuela. Un empate impensado, porque el seleccionado venezolano estaba afuera del Mundial y solo jugaba para completar lo que resta. Pero, aun así, el equipo argentino empezó muy bien el primer tiempo que mereció ponerse en ventaja, pero la mala definición y quizás la suerte no estuvo de su lado.

En este encuentro hubo una diferencia en la primera etapa, donde Argentina tuvo las mejores chances, jugando un muy buen partido, pero en el complemento, los errores defensivos volvieron a salir a luz, con un medio campo que a pesar de que tuvo cambios, no hubo una reacción clara y lo terminó pagando cuando Venezuela se puso 1-0 a los cinco minutos.

En el medio campo dejó mucho que desear, pero aun así el equipo consiguió el empate y desde momento, el partido se quebró, porque empezó a hacerse de ida y vuelta, pero Venezuela si apretaba el acelerador podía llevarse los tres puntos, porque se hizo dominador del balón y generaba peligro por ambas bandas, donde la defensa no fue la misma de la primera. Parte.

Hay que remarcar que en estos dos partidos no se puede ni criticar al técnico ni a los nuevos convocados, teniendo en cuenta que tuvo pocos días Sampaoli para poder crear una mentalidad de juego, una táctica que se adapte a lo que necesite el equipo, pero sabiendo que para lograr estos objetivos hay que tener tiempo y eso es lo que le falta a la Selección.

No se puede agregar ni sacar jugadores de los que convocó Sampaoli porque recién están dando sus primeros pasos. Un simple ejemplo es el de Mauro Icardi o Darío Benedetto que ingresó por Paulo Dybala, pero no pudo tener una chance clara de situación de peligro.

El equipo que dirige Jorge Sampaoli esta con la calculadora en su mano, sabiendo que, si no gana ante Perú como local, la tendrá muy difícil en la altura ante Ecuador. Las chances son muy claras para que Argentina se clasifique al Mundial, que es ganar los dos restantes, pero tomando como referencia el rendimiento del equipo, se complica sabiendo que es la parte mas dificultosa que tiene el DT para solucionar en el corto lapso que queda.