Escasez de goles, un tema que preocupa

River perdió el Superclásico amistoso en San Juan y desnudó falencias colectivas que tiene desde el inicio de la temporada. La única carta goleadora es Nacho Scocco y faltan variantes.

Escasez de goles, un tema que preocupa
De La Cruz tuvo un aceptable debut (Foto: River Plate Oficial)

Si bien se trataba más que nada de un ensayo de receso, el Millonario jugó con casi todos sus titulares y no pudo ante un Boca juvenil y alternativo, que aprovechó su única chance, con errores groseros de Alexander Barboza y Germán Lux. El Xeneize se llevó la Copa BBVA a Buenos Aires y La Banda, sólo preocupaciones. No sólo por el resultado, sino también por el juego y las pocas chances generadas.

La abrupta salida de Lucas Alario en el cierre del liberó de pases sorprendió a todos, porque nadie esperaba que en un mismo mercado se venda a la dupla goleadora de la temporada pasada. Entre Sebastián Driussi y Alario, anotaron 46 goles en un año. Era lógico que sus carreras iban a continuar en el Viejo Continente, pero en Núñez no se prepararon para tales pérdidas. Y la realidad que Marcelo Gallardo tiene solo dos delanteros naturales para disputar los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Wilstermann. Sólo dos.

Ignacio Scocco, por decantación, obtuvo la titularidad. En su presentación contra Guaraní, anotó un buen gol de tiro libre en Asunción y además le dio el triunfo a su equipo ante Temperley, en el arranque de la Superliga. En pocos partidos, está cumpliendo con su cuota de gol, aunque ayer en San Juan no le quedó ninguna pelota en el área de Sara y se siente aislado sin un compañero de ataque. River dispone de muchos volantes ofensivos y de bien pie, que pueden ir alternándose para que todos jueguen, y esto trae otra complicación. ¿A quién sacar? ¿A Ariel Rojas, quien ayuda a la recuperación? ¿A Ignacio Fernández, quien da juevo? ¿A Enzo Pérez, con toda la trayectoria y jerarquía que lleva encima? ¿Y Pity Martínez a dónde ubicarlo, como mediapunta, como enganche,que regrese a la derecha? El único indiscutido es el capitán Leonardo Ponzio. El resto puede ir rotando, y hasta el momento, el DT no logra encajar con sus piezas dado que necesita garantizar los goles.

El otro delantero es el colombiano Rafael Santos Borré, quien llegó como apuesta, aunque seguramente tendrá más protagonismo de arranque. En su segundo partido, ante Instituto por la Copa Argentina, liquidó el pleito con un buen zurdazo. Es joven y tiene buenos dotes técnicos (ayer, casi empata el partido de cabeza, una de las pocas chances que tuvo River). Una dupla de Borré-Scocco es más que factible. De todos modos, el Muñeco no dispone de más delanteros para hacer otras combinaciones, ni siquiera juveniles con rodaje.

Ayer se presentó Nicolás De La Cruz, quien jugó como segundo delantero, a pesar de ser volante. Mostró habilidad para desmarcarse y buscar espacios, peto no estuvo bien acompañado y lo reemplazó Borré en el ST. No es hombre de área, sin embargo tiene mucha llegada y buen remate de media distancia. Seguramente, el uruguayo volverá a lugar ante Banfield en la 2° fecha de la Superliga para comenzar a soltarse. 

River no puede incorporar otro delantero. Sólo podrá en caso de avanzar a la semifinal de la Libertadores, pero antes deberá sortear a la altura boliviana y Gallardo deberá ingeniárselas con lo que tiene. Falta gol y sobre todo, juego. Al Millonario le espera un mes largo y definitorio como lo es este septiembre. ¿Y los goles?